Salud y Bienestar
salud familiar

El trauma menor en la cabeza

Definición de la lesión cerebral traumática leve (MTBI)

El síndrome syndome subjetiva postraumático post-conmoción cerebral (PCS) – describe una serie de síntomas que se presentan después de una lesión leve en la cabeza a la lesión cerebral traumática leve (MTBI) – y que persisten durante un período de tiempo que varía de semanas a meses, aunque los mismos síntomas de TBI pueden ocurrir en cada grado.

E ‘por lo tanto, es claro que las perturbaciones reportados por el paciente se pueden clasificar como parte de un PCS de la historia y sólo si’ esto y si una lesión traumática cerebral leve y síntomas ‘inicio con un retraso variable con respecto al trauma. Los síntomas de PCS no incluyen encefalopatía aguda post-traumático. El retraso en la aparición de PCS no implica necesariamente un neurótico en lugar de génesis orgánica de la enfermedad.

Los criterios que definen la lesión cerebral traumática “suaves” son los propuestos por Evans:

- Pérdida de la conciencia de corta duración (menos de 20 minutos) o ausente.

- Post-traumática amnesia que dura menos de 24 horas.

- Examen neurológico negativo para lesiones focales.

- EEG-CT-RM normal.

Esselman ha modificado parcialmente los criterios propuestos por Evans:

E-Pérdida de la conciencia que dura menos de 30 minutos.

- Las lagunas mnésicas en relación con los acontecimientos inmediatamente anteriores o inmediatamente después del trauma con un período de amnesia post-traumática con menos de 24 horas.

- La detección de alguna alteración en el estado mental en el momento del accidente (mareos, desorientación, confusión).

- La presencia de déficit neurológico, transitoria o no, sólo en los casos en que se haga respetando el calendario de la pérdida de conciencia y amnesia post-traumática.

Sin embargo, debe hacerse hincapié en que la naturaleza de los síntomas “subjetivos” no implica necesariamente una mala relevancia clínica de los PCS, que es bastante frecuente y muy incapacitante.

Epidemiología

El PCS se desarrolla en alrededor del 50% de las víctimas de LCTL aunque esta estimación no es del todo exacto porque no todos los pacientes con LCTL llegan a la atención médica. Es también a tener en cuenta que las características individuales de cada paciente pueden alterar la expresión clínica de la enfermedad, de manera que el examinador debe tener mucho cuidado en atribuir cada síntoma de una causa o una clasificación.

Clínica

Todos los estudios están de acuerdo sobre la posibilidad de un PCS distinguir “principios” de un PCS “tarde” o “persistente” cuando los síntomas persisten por más de 6 meses.

Es claro que los PCS “tarde” factores psicológicos intervienen y la “compensación” que contribuyen a la persistencia de los síntomas.

Los principales síntomas de PCS “principios” son:

- Dolor de cabeza

- Los signos y síntomas de los nervios craneales:

Vértigo

Tinnitus

La pérdida de audición

Visión borrosa

Diplopía

Hipersensibilidad al ruido y la luz

- Los signos de la psíquica y la somatización:

Irritabilidad

Ansiedad

Depresión

Cambio de personalidad

Fatiga

Trastornos del sueño

Disminución del apetito

Disminución de la libido

- Los síntomas cognitivos:

Trastornos mnesici

Deterioro de la atención y la concentración

El dolor de cabeza está presente en el 30-90% de los pacientes con LCTL y es, paradójicamente, más frecuentes y de mayor duración que la que ocurre en la mayoría de TCE grave.

Son posibles todos los tipos de dolor de cabeza a veces combinadas de diversas formas en el mismo paciente.

El dolor de cabeza de tensión, a veces asociado con la neuralgia occipital, representa aproximadamente el 85% de todos los dolores de cabeza de post-traumáticas.

Las migrañas son menos comunes y se observan en niños que en adultos.

Menos frecuentes son el dolor de articulación temporomandibular, infra y neuralgia supraorbital, el grupo de cabeza, dolor de cabeza y orgásmica que falla autonómica.

En todos los casos los síntomas dolorosos no por lo general comienza inmediatamente después de la lesión, pero un poco más tarde, en promedio, en los 14 días después del trauma cranico.Si pueden hablar de dolor de cabeza agudo desaparece si dentro de 8 semanas de la recuperación de la conciencia u otros traumas si se ha producido la pérdida de la conciencia; formas crónicas son aquellas persistente durante 8 settimane.Non en su lugar puede hablar de cefalea post-traumática en casos de empeoramiento del trauma de una cefalea primaria preexistente.

Como ya se ha dicho, hay una estrecha correlación con la extensión de la trauma que puede ser también irrelevante. Este concepto se ejemplifica por la “migraña del futbolista” en los atletas jóvenes con múltiples ataques de migraña clásica. Tales ataques se han descrito también en otros deportes, especialmente en los atletas con una historia familiar de la migraña.

Tanto vértigo subjetivo y objetivo están presentes en aproximadamente el 50% de los pacientes con PCS y en el 18% de los casos persiste por más de 2 años. Reconocer un origen común con la pérdida de audición y tinnitus está relacionado contusión del laberinto, fístula perilinfática, lesión a la cadena de huesecillos. Es fuertemente síntomas disbilitanti que pueden contribuir a la aparición de un síndrome depresivo.

La visión borrosa está presente en el 14% de los pacientes. La causa más común es la falta de convergencia. Si hay una agudeza visual reducida contusión objetivo se debe sospechar la neuropatía óptica.

Los síntomas mentales son bastante frecuentes en los PCS, en un total de 15 a 33% a 1 año y en el 15% de los casos después de 3 años. Los factores que intervienen en su génesis pre, peri y estrés post-traumático. Entre los primeros, son de particular importancia a la personalidad, la presencia de dificultades psicosociales, edad, hábitos de estilo de vida. Los factores más importantes son peritraumatici el impacto emocional y las circunstancias del trauma. Los factores de la post-traumática más importante son las repercusiones emocionales, dificultades psico-sociales y los mecanismos de “compensación” y “litigio”, que será discutido más adelante.

Los signos son los cambios psicológicos más comunes en la personalidad y el carácter, la irritabilidad, la ansiedad y la depresión.

El cansancio fácil está presente en aproximadamente el 30% de los pacientes y está vinculado a varios factores tales como la falta de sueño, falta de poder con respecto a la persistencia de los síntomas, el esfuerzo necesario para compensar los déficits cognitivos y el estrés relacionados con problemas psicosociales -las disputas y los seguros sociales y médico-legal. Estos mismos factores contribuyen a la disminución de la libido y el apetito.

Los trastornos del sueño están presentes en aproximadamente el 15% de los casos e incluyen tanto la dificultad de la inducción y el mantenimiento de tanto el contrario un aumento en la duración.

Más raro es el hallazgo de pinturas francamente psicóticos o maníacos.

Los pacientes con LCTL tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas depresivos. Por lo general es leve a moderada pinturas a las pinturas del trastorno depresivo mayor en los casos tardíos de PCS.

Los trastornos cognitivos están presentes en aproximadamente el 20% de los pacientes. Los síntomas más frecuentes son déficits mnesici y dificultad para concentrarse. Las pruebas neuropsicológicas le permiten localizar marcos anclas más específicos como la reducción de la velocidad de los procesos de tratamiento de la información, la atención, el tiempo de reacción y la fijación de la memoria.

El PCS “persistente” o “tardía” se caracteriza fundamentalmente por la presencia de tres síntomas: depresión mayor, síndrome de fatiga crónica y dolor crónico.

Los cuadros de dolor crónico son la cefalea postraumática más frecuente y la fibromialgia.

La fibromialgia es más común en las mujeres ya menudo se asocia con el síndrome de fatiga crónica. Ambas enfermedades se caracterizan por una alta intolerancia al ejercicio y la presencia constante de los síndromes depresivos.

Diagnóstico de PCS

El diagnóstico de PCS es básicamente la clínica. Las pruebas neuropsicológicas son útiles para tratar de objetivar los síntomas mentales y cognitivas en particular en el médico-legal.

Las técnicas de imagen tradicionales, en particular la RM, pueden detectar hallazgos patológicos en aproximadamente el 30% de los casos. Este porcentaje se incrementa con el uso de técnicas tales como SPECT funcional también demuestra que un valor predictivo eficaz en el resultado clínico. La interpretación de los datos, sin embargo, requiere un cuidado especial para su no especificidad.

Las investigaciones neurofisiológicas se utilizan comúnmente en la evaluación de pacientes con PCS.

El EEG mostró la presencia de anomalías focales o generalizadas en un gran porcentaje de los pacientes con PCS (40%). Sin embargo, estos resultados no permiten deducciones de diagnóstico fiables para su falta de especificidad.

El auditivos de tronco cerebral temprana de potenciales evocados (PEATC) mostrar alteraciones funcionales en el nivel de tronco cerebral en aproximadamente el 10% de los casos de PCS. Este porcentaje, sin embargo, es casi comparable a la de un grupo de control, y esto ha llevado a excluir el uso del método en la evaluación médico-legal de los PCS.

Diagnóstico diferencial

Los síntomas de PCS, aunque bastante típico, son relativamente no específicos y pueden solaparse con los de otras condiciones clínicas temporalmente pero no causalmente relacionada con el trauma. Por ejemplo, el trauma del tejido blando puede causar dolor de cabeza, la irritabilidad y el insomnio.

El trastorno, trastorno de estrés post-traumático (TEPT) es una respuesta exagerada a un acontecimiento catastrófico para la mayor parte y se manifiesta por una serie de síntomas sustancialmente similares a los de los PCS. En esta condición, sin embargo, no son éstos los dos signos cardinales del trastorno de estrés postraumático (recuerdos intrusivos con los fenómenos de flashbacks y pesadillas en relación con el evento en lugar de un adormecimiento emocional a todo lo demás).